jueves, 8 de noviembre de 2012

"Esto me pasó a mí".

En esta tarea de escribir mi historia y decubrir la urdimbre de mi propio telar vengo a toparme con una foto de Evita , la dama de la esperanza, como alguien dijo,. Está ahí de perfil. rubia y hermosa como un hada madrina protegiendo a la infancia toda, unida al guadapolvo blanco de tablas almidonadas y a la señorita que corregía con lápiz verde( sin caritas). Así , Eva era esta niñez hecha de puntualidad, deberes completos, asistencia perfecta  y el orgullo patriótico de ser niños argentinos que aprendíamos con nuestros cuadernos prolijos y con la señorita que nos invitaba a su casa.